14/6/2011

En China están de moda los bailes 'sexies'



Con dificultades pero se abre paso. El pole dancing, o bailes de barra, están de moda en China. Pero para los chinos más tradicionales no ven con buenos ojos estas coreografías. Algo está cambiando en la sociedad china. Una academia profesional que abrió en 2006 con unas pocas asistentes, registró el año pasado 2.000 matrículas de alumnas y algunos alumnos.


Dos parejas de chicas permanecen de pie, unas frente a otras, reflejándose en espejos y girando en torno a unas brillantes barras al ritmo de música tecno.

“Es precioso”, dice Su Tongyu, mientras ve calentar a sus alumnas.

“La primera vez que vi el baile en barra fue en un local nocturno de Shanghái hace cinco o seis años”, asegura. Tenía 17 años y se quedó enganchada al instante.

Ahora esta atrevida joven de 22 años ha logrado convertir su sueño de adolescente en una profesión a tiempo completo, enseñando pole dancing (baile en barra) en la Escuela de Baile Internacional Hualing de Shanghái.

Las primeras clases de baile en barra en la escuela, que tiene delegaciones en toda China, se ofrecieron en la primavera de 2006 a un puñado de alumnas nerviosas. Desde entonces, el interés ha ido aumentando dentro y fuera del centro, y sus bailarinas suelen ser contratadas para actuar en diversos lugares.

Aunque el pole dancing tiene sus detractores, especialmente entre los chinos más conservadores, su creciente popularidad demuestra que la sociedad comienza a aceptar este baile de mujeres.

Los 57 centros de la escuela Hualing ofrecen ahora cursos de baile en barra. Las clases de Su en Shanghái tienen un máximo de 18 estudiantes por sesión. El año pasado se matricularon unas 2.000 mujeres, y algunos hombres.

El pole dancing, una tendencia que va en aumento en todo el mundo, ha logrado despertar interés en China más allá de las escuelas de baile. El director de la escuela Hualing, An Xin, de 32 años, explica que el departamento de Música de la Universidad de Donghua invitó recientemente a unas bailarinas de barra a actuar ante alumnos y profesores. “Les gustó mucho”, asegura.

Su participa en competiciones nacionales e internacionales. Además, tanto ella y otros profesores especializados en reggae y baile urbano suelen ser llamados para actuar en eventos unas tres veces a la semana, a menudo en grandes acontecimientos comerciales. “Muchas de mis actuaciones son en bares, y algunas veces en actos corporativos”, dice. Les han llamado incluso de un hospital local.

Pero aunque la popularidad del baile aumenta, no todo el mundo lo percibe de la misma manera. Algunos grupos sociales no ven con buenos ojos este espectáculo, y Su ha tenido que asumir algunas decisiones duras para poder cumplir sus sueños.

“Cuando mi novio me vio bailar por primera vez, rompió conmigo”, admite. Se toca el pecho con ambas manos y dice: “Enseñaba escote durante la actuación. Y él era muy conservador”.

Sus padres también se opusieron inicialmente a que se dedicara a esta profesión, pero ahora dicen que lo aceptan.

Su y el resto de adeptos a esta práctica consideran el pole dancing como una forma de arte y una manera de mantenerse en forma físicamente, más que un espectáculo erótico.

En una exposición en Shanghái titulada ‘Encuentros con mujeres extraordinarias’, el fotógrafo Xiao Quan retrata a mujeres conocidas y desconocidas de diferentes entornos sociales de China, entre ellas a la reconocida coreógrafa Yang Liping. Xiao comenzó a seguir los pasos profesionales de Liping hace más de dos décadas, siendo testigo de cómo sus bailes y canciones exóticas pasaban de mostrarse en las granjas de la meseta de Yunnan a ser objeto de giras en Europa y EEUU.

Xiao recuerda que antaño las bailarinas y modelos eran consideradas no aptas para el matrimonio. “Antes de la década de 1980, posar como modelo te convertía en ciudadano de segunda clase”, recuerda.

Pero con la apertura de la economía china a finales de la década de 1970, las percepciones comenzaron a cambiar. Las mujeres comenzaron a tener más oportunidades para salir y ganar dinero. Mostrando una reciente fotografía de una bailarina de danza del vientre en Shenzhen, Xiao añade que “las mujeres ahora tienen más confianza en sí mismas”.

En el caso de Su, la aprobación de su familia llegó tan sólo después de independizarse económicamente. “Ahora que he logrado ganar mi propio dinero, lo han aceptado”, dice. No logró convencer a su antiguo novio, pero una de sus alumnas cree que tiene la solución. “Yo traje a mi novio al estudio para que nos viera”, explica Shi Pandan. “Se quedó convencido cuando le dije que venir aquí me ayudaría a adelgazar”.

Fuente: http://noticias.lainformacion.com/mundo/en-china-estan-de-moda-los-bailes-sexies_Xtk74infVlrk65wPt2ywa2/

2 comentarios:

Marina dijo...

a verure quant posseu barres de strip a Bailongu ! jajaja

Marina Salvador dijo...

a veure quant posseu barres de Strip a Bailongu ! jajaja

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...